6 Hábitos que incrementan el dolor de la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia

La Artritis Reumatoide y la Fibromialgia comparten varios síntomas como el dolor corporal, la fatiga, rigidez matutina, problemas del sueño y dificultad para realizar algunas actividades. De la misma manera, ambas enfermedades responden de manera similar a varios estímulos o acciones.

Es así que existen muchos hábitos que pueden incrementar el dolor de ambas enfermedades, como:

1. USAR ROPA INCÓMODA O DOLOROSA.

Existen muchas prendas y accesorios que utilizamos a diario y pueden aumentar el dolor, por ejemplo, los bolsos grandes y pesados, bolsas con tirantes muy delgados, los tacones altos, sandalias que no den un apoyo adecuado y exijan mayor esfuerzo al caminar, brassieres con costuras y aros que presionan la piel, etcétera.

Unos cuantos cambios en nuestra vestimenta puede tener grandes beneficios. Te recomendamos estos artículos con útiles consejos para empezar a modificar tu guardarropa:

Cómo vestir sin dolor con Fibromialgia

Los zapatos y la artritis

 

2. FUMAR.

Los estudios han demostrado que las personas con Fibromialgia que fuman presentan un incremento en el dolor, empeoran su sueño no reparador, presentan más puntos sensibles y presentan mayor ansiedad y depresión. Las personas con Artritis Reumatoide que fuman agravan la actividad de su enfermedad y aumentan el nivel de factor reumatoide en el cuerpo, por lo que empeoran todos los síntomas.

Dejar de fumar es una decisión importante que debes tomar en beneficio de tu salud y la mejoría del dolor. Entérate de más en estas notas:

14 razones para no fumar cuando tienes Artritis Reumatoide

12 cosas que debes saber si fumas y tienes Fibromialgia

 

3. NO HACER EJERCICIO.

La razón por la que no hacer ejercicio puede empeorar el dolor de Fibromialgia y Artritis Reumatoide es que los músculos se debilitan y atrofian; empeora la rigidez y debilidad.

Son muchos los estudios que han demostrado que la actividad física brinda muchos beneficios para ambas enfermedades, pues a largo plazo ayuda a mejorar el dolor, el sueño, flexibilidad, rigidez y la calidad de vida.

Una vida sedentaria pone en riesgo a la persona de padecer obesidad. Las personas con Artritis Reumatoide no pueden darse ese lujo, pues sus articulaciones se verán muy afectadas al tener que cargar más peso; tampoco se lo pueden dar las personas con Fibromialgia ya que se ha encontrado que quienes que la padecen y presentan obesidad viven con dolores y síntomas más fuertes. Para entenderlo mejor, te recomendamos:

30 razones para hacer ejercicio si tienes una enfermedad reumática

 

4. EXAGERAR EN SUS ACTIVIDADES.

Todos tenemos una serie de actividades qué hacer durante el día y, a veces, las personas con Artritis Reumatoide y Fibromialgia hacen más de lo que deben hacer, provocando un dolor intenso que no sólo durará ese día, sino que puede estar presente toda una semana.

Cuando no estés seguro de poder seguir o ya te sientas cansado y dolorido, deja de hacer esa actividad. Escucha a tu cuerpo, se realista y no le exijas más de lo que puede soportar. Aunque te sientas desafiante, encuentra un equilibrio entre la actividad y el descanso, y no te sientas frustrado si no terminas de hacer todo lo planeado. Esto es preferible a no poder moverte los demás días por el dolor y el cansancio. Cuida a tu cuerpo, trátalo bien.

 

5. OMITIR LOS MEDICAMENTOS.

Existen personas que tras un tratamiento farmacológico exitoso, mejoran mucho sus síntomas y deciden dejar los medicamentos. Esto es un grave error ya que altera el curso de la enfermedad y la mejoría puede desaparecer.

A menos que tu médico lo indique, no suspendas los medicamentos. Para que tu cuerpo responda al medicamento correctamente, evita saltarte las dosis, ya que esto puede tener una sola consecuencia: el aumento de dolor.

Sigue las indicaciones de tu doctor al pie de la letra. Puede que no estés de acuerdo en tomar ciertos medicamentos aunque tu médico los haya recomendado. La mejor opción para resolverlo es hablar con él de tal manera que se entiendan por completo los beneficios y riesgos del uso de esa medicación. Lleguen a un acuerdo.

 

6. ESTRESARSE.

Diversos estudios han demostrado que el estrés causa un aumento en la sensibilidad al dolor. Además, se ha encontrado que aunado a la depresión propician la fatiga, el aumento de peso y el debilitamiento del sistema inmunológico.  El estrés puede aumentar el dolor y hacer la vida más difícil a personas con condiciones de dolor crónico como la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia.

Recuerda que la función inmunológica, el estrés y la enfermedad están interconectados.  Tómate un tiempo para realizar actividades de relajación que promuevan la tranquilidad de tu interior. Te recomendamos:

Cómo lidiar con el estrés en las enfermedades reumáticas

El papel del estrés en la Fibromialgia

 

¿Qué otro hábito crees que aumenta tu dolor?

 

También te puede interesar…

11 Cosas que debes hacer para vivir bien con Artritis Reumatoide

10 Cosas que debes dejar de hacerte cuando tienes Fibromialgia

12 Cosas que debes saber si fumas y tienes Fibromialgia

 

 Artricenter, mejoramos sin dañar

11 cosas que debes hacer para vivir bien con artritis reumatoide

Cuando se padece de artritis reumatoide, cada día es una lucha constante, el dolor y limitaciones pueden hacer que nos sintamos deprimidos y sin ganas de hacer nada. A pesar tener que lidiar todos los días con la enfermedad, siempre tenemos la opción de buscar alternativas para sentirnos mejor.

A continuación te presentamos 11 acciones que puedes realizar en tu vida diaria y que te ayudarán a sobrellevar tu enfermedad con una actitud positiva, adaptándote a todos los cambios que implica esta enfermedad.

1.    Infórmate   

Es fundamental que conozcas y comprendas la condición de tu salud, así como de todas las opciones que existen para tratarla; conoce los síntomas, opciones de tratamiento, terapias alternativas, formas de mejorar el dolor, cómo influye la dieta y el ejercicio, etcétera.

2.    Toma un tratamiento

Sométete a un tratamiento médico que se centre en controlar los efectos negativos de tu enfermedad (dolor, inflamación, rigidez, etcétera) y en detener el proceso degenerativo de la misma. Es fundamental que desde que seas diagnosticado, te asesores para encontrar la mejor opción para ti. Sin un tratamiento farmacológico, la enfermedad empeorará con el tiempo.

3.    Complementa tu tratamiento farmacológico con uno no farmacológico

Es fundamental tener un tratamiento farmacológico, sin embargo, es muy importante que  lo complementes con otras actividades que beneficien tu progreso.  Existen opciones como la meditación, que a través de la relajación te permite liberar la tensión y el estrés ocasionados por tu enfermedad. También hay otras alternativas como la electroterapia, que te ayuda a disminuir los niveles de dolor sin efectos secundarios. Hay un mar de opciones, sólo es cuestión de empezar a buscar.

4.    Encuentra un grupo de apoyo

Allá afuera hay mucha gente que padece la misma enfermedad que tú y por lo tanto te entienden en absoluto. El Internet te da la oportunidad de que, sin salir de tu casa, puedas comunicarte con estas personas. En un grupo de apoyo puedes intercambiar consejos, sentimientos, conocimientos y experiencias comunes. Esto ayuda a no sentirte solo y aprender cada día más sobre tu enfermedad.

5.    Mantente motivado

Es esencial que te mantengas motivado para enfocarte en la atención de tu enfermedad. La motivación es ese impulso que te hará realizar acciones que te van a hacer sentir mejor. Algunas cosas que puedes hacer: trata de centrarte en lo que puedes hacer y no en lo que no puedes hacer, permanece activo, aleja la tristeza y evita sentimientos de desesperanza. Quítate todo lo negativo de la cabeza, eso no te va a servir de nada, sino todo lo contrario.

6.    Sigue haciendo tus actividades a un ritmo diferente

El dolor articular nos limita, pero no nos limita del todo. A pesar de vivir con artritis y dolor crónico sigues siendo muy capaz de hacer muchas cosas; enfócate en esas habilidades que aún tienes. Quizás no podrás hacer todo de la manera en que lo hacías antes, aquí lo importante es que encuentres tu propio ritmo para hacer esas cosas que te son placenteras y tus actividades cotidianas (trabajar, ir de compras, viajar). Recuerda que la vida todavía puede ser agradable, sólo que a un ritmo diferente.

7.    Comunica tu sentir a la gente que te rodea

Vivir con artritis puede tener un profundo efecto en la vida cotidiana. Las actividades que una vez fueron sencillas, ahora pueden ser muy difíciles; en este sentido la artritis no sólo te afecta a ti, sino a la gente que te rodea (familia, amigos, compañeros de trabajo). Debes aprender a comunicar tus necesidades y sentimientos a estas personas, para que ellos entiendan la situación y se adapten a ella, sin haber malos entendidos  de por medio.

8.    Haz ejercicio Hacer ejercicio es fundamental para mejorar los síntomas de la artritis reumatoide, porque fortalece los músculos, mejora la movilidad, controla el dolor y la inflamación de las articulaciones y reduce los niveles de tensión y estrés. Debes asesorarte con un experto para que te realice un programa de ejercicios hecho a tu medida, de acuerdo a tu condición.

9.    Cuida tu alimentación Cualquier persona que desee mejorar su salud debe preocuparse, en primer lugar, por cuidar lo que come. En la artritis reumatoide existen alimentos que te ayudan a sentirte mejor y hay otros que te hacen sentir peor. De manera general, debes procurar llevar una dieta saludable, con preferencia en alimentos vegetales naturales y evitando la comida chatarra. Asesórate con un experto sobre los alimentos que debes consumir y los que debes evitar.

10. Aprende a controlar el estrés

La respuesta al estrés es tanto física como emocional, pone en tensión al cuerpo y a la mente. A las personas con artritis les afecta aún más, pues experimentan más dolor y fatiga de lo acostumbrado; por esta razón es indispensable aprender a controlarlo.

11. Concéntrate en mejorar tu calidad de vida

En el momento que fuiste diagnosticado con artritis reumatoide cambió por completo tu vida, es cierto, sin embargo, tú puedes elegir si quieres vivir centrándote en los aspectos negativos o si en cambio prefieres concentrarte en los aspectos positivos (todo lo que tienes y todas las cosas que aún puedes hacer). Utiliza todas tus fuerzas en mejorar tu vida y sigue buscando opciones para mejorar los síntomas de tu enfermedad. Seguir estos 11 puntos no estaría nada mal ¿no lo crees?

¿Y tú qué más haces para sobrellevar la artritis?

 

También te puede interesar…

¿Qué es la Artritis Reumatoide?

Los beneficios del Tai Chi para el control del dolor en la Enfermedades Reumáticas

¿Cómo se siente la Artritis Reumatoide?

 

Artricenter, mejoramos sin dañar

30 Razones para hacer ejercicio si tienes una enfermedad reumática

La actividad física es esencial para optimizar la salud física y mental; desempeña un papel vital en el manejo de algunas enfermedades reumáticas como la artritis.

Conoce las razones por las cuáles deberías hacer ejercicio:

1. La actividad física regular mantiene fuertes a los músculos alrededor de las articulaciones, lo que disminuye la pérdida ósea.

2. Ayuda a controlar la inflamación y el dolor en las articulaciones.

3. Repone la lubricación del cartílago de la articulación y, por lo tanto, reduce la rigidez.

4. Aumenta la energía, la vitalidad y la resistencia.

5. Disminuye la fatiga.

6. Ayuda a dormir mejor.

7. Ayuda a la pérdida y control del peso corporal.

8. Disminuye la ansiedad.

9. Mejora el estado de ánimo y el bienestar.

10. Promueve un estado de relajación.

11. Reduce la tensión.

12. A largo plazo, mejora el estado de ánimo y bienestar general.

13.  Es un excelente complemento al tratamiento farmacológico.

14.  Hace que el líquido sinovial fluya dentro y fuera del cartílago, lo que hace que se mantenga húmedo, sano y bien nutrido.

15. Incrementa la amplitud del movimiento.

16. Aumenta la flexibilidad de las articulaciones.

17.  Mantiene fuerte y saludable al tejido óseo y cartilaginoso.

18.  Mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, pues fortalece el corazón y reduce el riesgo de enfermedades cardiacas.

19.  Disminuye el estrés mental.

20. Fortalece la autoconfianza y la autoestima.

21. Disminuye la agresividad.

22.  Posibilita el desarrollo de una vida sexual plena.

23. Ayuda a disminuir la depresión.

24. Ayuda a recuperar y mantener la movilidad.

25.  Mejora la socialización.

26. Mejora la coordinación y el equilibrio, lo que previene caídas y fracturas.

27. Contribuye a alcanzar una mayor densidad ósea.

28. Ayuda a que se normalice la presión arterial y los niveles de azúcar y grasas en la sangre.

29. Estabiliza las articulaciones.

30.  Mejora el estado físico general.

No hay pretexto. Hoy es un buen día para empezar a hacer ejercicio ¿no crees?

 

También te puede interesar…

El papel del sobrepeso en la Osteoartritis

La relación entre la diabetes y las Enfermedades Reumáticas

Los beneficios del Tai Chi para el control del dolor en la Enfermedades Reumáticas

 

Artricenter, mejoramos sin dañar

 

12 cosas que debes saber si fumas y tienes fibromialgia

Es de más sabido que fumar es un hábito que no nos trae ningún beneficio, sino todo lo contrario, sin embargo, si tienes fibromialgia los daños son mucho peores.

Aquí te mostramos las razones principales por las que deberías considerar seriamente dejar el tabaco:

  1. Fumar es un factor de riesgo para contraer la fibromialgia.
  2. El tabaco aumenta la intensidad del dolor.
  3. Hay menos días buenos.
  4. Empeora el sueño no reparador.
  5. Agrava la parestesia, que es una sensación de hormigueo y entumecimiento de las extremidades.
  6. Intensifica la ansiedad y la depresión.
  7. Los fumadores tienen dolor en más puntos sensibles “tender points”
  8. La tos provocada fumar aumenta la presión abdominal y el dolor de espalda.
  9. Fumar reduce el contenido de oxígeno en la sangre y esto impide la oxigenación de los músculos, lo cuál hace más grave el daño.
  10. La nicotina es un estimulante y aumenta la presión mental, lo que intensifica la tensión muscular.
  11. Los síntomas premenstruales son significativamente más severos.
  12. La exposición al tabaco puede desencadenar la producción del factor reumatoide, lo que puede originar el desarrollo de Artritis Reumatoide y Lupus Eritematoso Sistémico.

Debes saber que hay muchas maneras para dejar de fumar, pero lo más importante es que te decidas y persistas hasta conseguirlo. Te dejamos algunos consejos para que de deshagas de este hábito:

  • Reduce el número de cigarrillos que consumes por día.
  • Fuma tus cigarrillos sólo hasta la mitad.
  • Elije una marca de cigarrillo con un bajo contenido de nicotina.
  • Procura no inhalar el humo.
  • Fija una fecha para dejar de fumar.
  • Realiza una actividad que te entretenga cuando te den ganas de fumar.
  • Deshazte de los objetos que se relacionen con tu hábito, como los ceniceros.

Hoy es el día en que puedes empezar a dejar de fumar, decídete ¡tú puedes!

*Este artículo está basado en una investigación realizada en 2009 por la Clínica Mayo en Estados Unidos y una realizada por investigadores de  Salud Pública de la Universidad de Kentucky.

También te puede interesar…

6 Hábitos que incrementan el dolor de la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia

Tips para mejorar el dolor nocturno con Fibromialgia

Tips para lidiar con la “Fibro Niebla”

Artricenter, mejoramos sin dañar