Artricenter: ¿Qué es la osteoartrosis avanzada?

Puntos clave

Osteoartrosis avanzada es la forma más grave de la osteoartrosis. También se llama la etapa 4 de la osteoartrosis.

osteoartritis-artricenter-avanzada

La osteoartrosis es una enfermedad progresiva, lo que significa que empeora con el tiempo. Puede haber algunas maneras de retrasar la progresión.

Usted puede necesitar una cirugía si ha avanzado la osteoartrosis.

La osteoartrosis (OA) es una enfermedad degenerativa crónica. Causa daño a las articulaciones, incluyendo los de su:

  • manos y dedos
  • rodillas
  • caderas
  • espalda baja
  • cuello

El tratamiento para la OA se centra en la gestión de sus síntomas. La enfermedad no se puede revertir.

La degeneración progresiva de la OA se ha clasificado en cuatro etapas. La primera etapa, sin daño de la articulación, se llama la etapa 0.

Etapa 4 es la etapa más avanzada y grave de la OA. Estas son algunas señales de la etapa 4 OA:

  1. El cartílago se desgasta
  2. El espacio entre los huesos de la articulación se reduce considerablemente
  3. La articulación está caliente e inflamada
  4. El Fluido lubricante normal de la articulación se reduce, aunque la articulación puede estar hinchada.

Usted tiene más espolones óseos y el hueso roza contra el hueso en la articulación.

Las personas con artrosis avanzada tienen dolor y las molestias para mover la articulación. El dolor suele ser grave. Puede ser debilitante y le impide llevar a cabo sus actividades diarias.

PROGRESIÓN

¿Con qué rapidez progresa la artrosis a la etapa 4?

La progresión de la OA depende de la gravedad de la enfermedad en su diagnóstico, las articulaciones afectadas, y su salud general. Todavía no hay ningún fármaco que puede detener el deterioro. Sin embargo, después de un régimen de terapia al inicio de la enfermedad puede ayudar a retardar la velocidad de degeneración.

La progresión a la etapa 4 puede tomar años o incluso décadas. Para la OA muy avanzada, el tratamiento del dolor y la cirugía de reemplazo de las articulaciones puede ser recomendada.

Un estudio de revisión encontró que la OA de la rodilla progresa más rápidamente en las personas que:

  • Son mayores
  • Con un alto índice de masa corporal (IMC)
  • Que participen más de una articulación

Un estudio en el 2007 observó que el IMC afectó a la progresión de la artrosis de rodilla, pero no la artrosis de cadera, aunque otros estudios han relacionado la osteoartrosis de la cadera y la obesidad.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor y la rigidez, especialmente por la mañana, son los principales síntomas de la OA. Si usted tiene la etapa 4 de OA, estos síntomas pueden ser graves e incapacitantes.

Otros síntomas incluyen:

  • Pérdida de flexibilidad en la articulación
  • Rejilla o crujidos al mover la articulación
  • Espolones óseos, que se sienten como un nudo duro, alrededor de la articulación
  • Hinchazón alrededor de la articulación

Si sus manos están involucrados, puede ser difícil de hacer cosas que requieren destreza o agarrar. Si las articulaciones de rodilla o cadera están involucradas, puede ser extremadamente difícil caminar, subir escaleras o levantar objetos.

Mejoramos sin dañar

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Artricenter: Descubre qué ejercicio es bueno para la Osteoartritis

En este artículo queremos mostrar qué tipo de ejercicios son buenos para la osteoartritis, y así puedas empezar a tratar la enfermedad de forma natural.

nadar-artricenter

Los ejercicios son importantes para tratar la artritis de forma natural, y también para reducir o eliminar la cantidad de medicamentos que estás tomando. Los ejercicios les dan más fuerzas a las articulaciones y provoca la pérdida de peso, disminuyendo así la sobre carga en las articulaciones.

Hay dos tipos de ejercicios que puedes realizar para la osteoartritis: aeróbicos y de fuerza. Los ejercicios aeróbicos son importantes para adelgazar y disminuir de esta manera el peso de más alrededor de las articulaciones. Como, por ejemplo, sobre las rodillas o las caderas.

Entre los ejercicios aeróbicos se recomienda la natación. Si es difícil nadar por los “dolores en los huesos”, no es necesario hacerlo, simplemente puedes caminar dentro del agua por media hora o más. Lo importante es que te muevas. Si puedes nadar, es mucho mejor para tu salud.

Si no quieres nadar, otros ejercicios buenos para la osteoartritis es caminar. Simplemente caminas por unos 30 minutos o más para quemar grasa del cuerpo y para mover tus articulaciones.

Entre los ejercicios de fuerza, se recomiendan pesas muy livianas. Empieza primero con tus brazos. Levanta con tus antebrazos una pesa liviana y luego vuelve a descender, con los brazos pegados al cuerpo. Este ejercicio se llama curl de bíceps. También están los ejercicios para trabajar los hombros, los cuales consisten en levantar las pesas por encima tu cabeza y después descender.

Si puedes inscribirte en algún programa de entrenamiento especializado solo para las personas con artritis, es mucho mejor que hacerlo todo tú solo. De esta forma, allí te dirán cómo realizar adecuadamente los ejercicios, el tiempo que debes invertir en ellos, qué peso está bien para ti para realizar los ejercicios de fuerza, etc.

Si bien estos consejos para la osteoartritis te serán de gran ayuda, es menos del 5% de lo que debes hacer para curarte. Por esa razón, haz clic aquí para mostrarte el tratamiento COMPLETO.

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Artricenter: ¿Qué significa cuando crujen las articulaciones?

Hasta ahora, se creía que eran movimientos inofensivos de las articulaciones. Sin embargo, la ciencia encontró otra razón.

Muchas veces, nuestro cuerpo hace extraños ruidos, a los cuales nos acostumbramos con el tiempo. Uno de éstos es cuando crujen las articulaciones, en especial en las rodillas.

Hasta ahora, no se le había dado importancia a este sonido, ya que se lo atribuía a un movimiento natural de las articulaciones, bien por los gases (oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono) que forman parte del líquido sinovial o por un “reacomodamiento” de los tendones.

Ahora, la ciencia parece haber encontrado una explicación un poco menos inofensiva. Según una nueva investigación del Baylor College of Medicine de Houston, Texas, EEUU podría significar una osteoartrosis  futura.

La artrosis u osteoartrosis es una enfermedad degenerativa, un desgaste espontáneo de las articulaciones pequeñas (manos) y grandes (rodilla) que suele aparecer después de los 50 años.

Se trata de la enfermedad articular más frecuente, que se presenta en aproximadamente la mitad de los mayores de 60 años.

crujido.png

La artrosis u osteoartrosis es una enfermedad crónica degenerativa, es un desgaste articular que puede afectar desde pequeñas articulaciones (manos) hasta grandes articulaciones (rodillas) que suele aparecer después de los 50 años.

Análisis mayor

Ninguno de 3495 participantes del estudio, de entre 50 y 70 años, tenía artritis de rodilla sintomática al principio del estudio.

Los investigadores analizaron la frecuencia con que las personas experimentaban dolor de rodilla, rigidez y crepitación, o ruidos y sensaciones de raspado en sus rodillas.

Apenas una cuarta parte de aquellos que no experimentaron dolor en la rodilla durante tres años de investigación tenía rodillas ruidosas. En tanto, las tres cuartas partes de los casos de artritis de rodilla que surgieron al final del estudio sí habían experimentado dolores articulares.

Cuando las personas tienen una pérdida de espacio articular u otros cambios relacionados con la artritis, observadas en los rayos X, y suelen tener, además, rodillas que crujen, se considera un signo de mayor riesgo de desarrollar dolor en el próximo año, según aseguraron los especialistas.

“Muchas personas con signos de osteoartrosis en los rayos X no se quejan necesariamente de dolor actualmente, y no hay estrategias conocidas para prevenir el desarrollo de dolor en este grupo”, explicó la doctora Grace Lo, la autora principal del estudio

No obstante, indicaron que “no todos los ruidos procedentes de una rodilla son una mala señal. Podría ser útil pedir al médico una radiografía para ver si existe evidencia de osteoartrosis y luego tomar medidas a partir de eso”.

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable.

Prevenir la artrosis

No es necesario esperar hasta escuchar que crujen las articulaciones para tomar medidas. La prevención requiere un estilo de vida saludable, que se resume en tres pasos:

Cuidar el peso. Es, quizás, el principal enemigo. Un exceso de peso, combinado con una musculatura poco tonificada, aumenta la tensión que soportan algunas de las articulaciones, especialmente en la espalda, rodillas, cadera y pies. Al caminar, la presión que soportan las rodillas es cinco o seis veces la equivalente al peso corporal.

  1. Realizar ejercicio físico.El dolor articular es el peor enemigo del ejercicio. Justamente, es indispensable realizar actividad física que tonifique los músculos y “libere” de presión a las articulaciones. Ejercicios de poco impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta, ayudan a tonificar la musculatura articular y a reducir el dolor articular.
  2. Nutrición balanceada. Una buena alimentación, variada, ayuda al buen funcionamiento del cuerpo. Incluir alimentos con calcio ayuda a prevenir problemas articulares, así como osteoporosis. Las frutas y verduras aportan gran cantidad de vitaminas y minerales al cuerpo, incluyendo los huesos.

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Artricenter: osteoartrosis de cadera

osteoarthritis-cadera

Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, hombros, articulaciones de los dedos de las manos, cadera, rodilla y articulaciones de los dedos de los pies ( en especial del dedo gordo del pie).

A medida que la osteoartrosis empeora se pueden formar espolones óseos (osteofitos) o hueso adicional alrededor de la articulación. Los ligamentos y músculos alrededor de la articulación pueden volverse más débiles y más rígidos.

La causa definitiva de la osteoartrosis no se conoce, pero existen determinados factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad como la obesidad, determinadas ocupaciones y actividades laborales, la herencia, la raza, y el excesivo físico excesivo, son algunas de ellas.

La osteoartrosis es la enfermedad degenerativa más común de la cadera.

La articulación de la cadera está formada por una esfera (la cabeza del fémur) y un soquete en la pelvis.

Una cadera sana se mueve sin dificultad, gracias a un tejido blando y resbaladizo llamado cartílago articular, que cubre, protege y amortigua el contacto de los huesos de la cadera. La osteoartrosis desgasta este cartílago.

La osteoartrosis se presenta con el paso del tiempo. Al desgastarse, el cartílago se deteriora y se pone áspero. El movimiento de los huesos en esta superficie expuesta es doloroso.

Cuando el cartílago se desgasta por completo, los huesos se frotan uno contra otro. Y, para compensar la pérdida de cartílago, los huesos dañados pueden comenzar a crecer y formar dolorosos espolones.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

El dolor es el síntoma más común de la osteoartrosis de cadera. Puede hacer que cojee cuando apoya el peso del cuerpo sobre esa pierna. También puede sentir rigidez en la cadera y tener dificultades para moverse. Los síntomas tienden a empeorar por la mañana o luego de un período de inactividad.

En algunas ocasiones puede no producir síntomas como por ejemplo en la afectación de la columna encontrando frecuentemente signos radiográficos sin que el individuo tenga dolor.

El síntoma fundamental de la osteoartrosis es el dolor. Éste suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación afectada y en general empeorando a medida que avanza el día. Conforme avance la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descaso nocturno.

Otros síntomas relacionados son la rigidez articular. El crecimiento de los extremos de los huesos que conforman las articulaciones, puede hacer que la articulación se agrande y ensanche.

Una característica no exclusiva es la atrofia muscular por dolor y pérdida funcional lo que unido al dolor, aumenta la inestabilidad e inseguridad.

FACTORES DE RIESGO

Antes de los 55 años la enfermedad ocurre por igual en ambos sexos. Después de esta edad, es más común en las mujeres.

La osteoartrosis tiende a ser hereditaria. Existen además factores de riesgo como:

  • Tener sobrepeso aumenta el riesgo de osteoartrosis en las articulaciones de la cadera, rodilla, tobillo y pie,. Debido a que el peso extra causa más desgaste y ruptura.
  • Las fracturas u otras lesiones articulares pueden llevar a la osteoartrosis en el futuro. Esto incluye lesiones al cartílago y los ligamentos en las articulaciones.
  • Los trabajos que implican arrodillarse o estar de cuclillas durante más de una hora al día o que implican levantar objetos, subir escaleras o caminar aumentan el riesgo.
  • La práctica de deportes que implican un impacto directo sobre la articulación (como el fútbol americano), torsión (como el baloncesto o el balompié) o lanzamientos, también aumentan el riesgo de artritis.
  • La capacidad del cartílago de repararse puede disminuir con la edad. La osteoartrosis de cadera normalmente afecta a los adultos mayores.
  • Cuanto mayor es el peso, mayor es el peso que soportan las articulaciones de su cadera.
  • Algunas enfermedades aumentan el riesgo de padecer osteoartrosis, como artritis séptica, anemia de células falciformes y lupus.

PREVENCIÓN

Si el dolor no interfiere con la vida diaria, es posible que el médico le recomiende hacer primero algunos cambios en su estilo de vida para proteger sus articulaciones y reducir el avance de la enfermedad. Pueden ayudar estos consejos:

  • No sobrecargar una articulación dolorosa en el trabajo o durante las actividades.
  • Mantener un peso corporal saludable o adelgazar. Pérdida de peso. Si tiene sobrepeso, perder tan sólo alguna libra puede marcar una gran diferencia en el nivel de tensión que soporta la articulación de su cadera.
  • Fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones, especialmente las articulaciones que soportan peso (cadera, rodilla y tobillo). Ejercicio. Si regularmente hace ejercicios de alto impacto (como correr o practicar deportes competitivos), puede disminuir la tensión de su cadera sustituyéndolos por ejercicios de bajo impacto. Caminar, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones de actividades de bajo impacto.
  • Participar en actividades físicas de manera regular.
  • Evitar lesiones a las articulaciones.
  • Adaptar los trabajos que requieran flexionar las rodillas o cargar peso. Fisioterapia. Algunos ejercicios específicos pueden mejorar la amplitud de movimientos de su cadera y fortalecer los músculos de su pierna que dan soporte a la articulación. Los dispositivos de ayuda, como un bastón o insertos para calzado, también ayudan a disminuir la tensión de la articulación. Además, los terapeutas pueden enseñar a utilizar tratamientos con hielo y calor para controlar el dolor.

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Artricenter: Fibromialgia es un dolor de la cabeza a los pies.

fibromialgia-depresión-artricenter.png

Los datos de la Encuesta Nacional de Salud muestran que el dolor afecta casi al 25% de la población de 15 o más años. De ellos, más del 3,5% sufre dolor fuerte o extremo, y más las mujeres que los hombres. Según los expertos, el dolor es un fenómeno complejo y multifactorial que depende de la interacción de facto­res fisiológicos, psicológicos y socioculturales. El dolor es una sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior. Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), «el dolor es una experiencia sensitiva y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial».

La fibromialgia se corresponde perfectamente con esta definición. El dolor ocasionado por la fibromialgia por lo general consiste en dolor o ardor generalizados. Muchas veces, se describe como un dolor de pies a cabeza. Y en algunas personas, el dolor puede ser lo suficientemente intenso para interferir con las tareas diarias y ordinarias, mientras que en otras, sólo les ocasiona un malestar leve. En México el 0.8 % de la población, padece de fibromialgia.

Síntomas

Además del dolor y agotamiento, la fibromialgia también puede ocasionar uno o varios de los siguientes síntomas típicos:

– Trastornos del sueño:

A pesar de dormir las horas suficientes, los pacientes que sufren de fibromialgia pueden despertarse y sentirse todavía cansados, como si hubieran dormido apenas. Por otra parte, pueden experimentar dificultades al tratar de dormirse o en mantenerse dormidos. Algunos también sufren de apnea durante el sueño.

– Anquilosamiento o rigidez:

Además del dolor, la rigidez del cuerpo puede representar un problema agobiador para las personas con fibromialgia. Esta rigidez puede notarse particularmente por la mañana, después de permanecer sentado por períodos prolongados o de estar de pie sin moverse, o por cambios de la temperatura o de la humedad relativa.

– Dolores de cabeza o de la cara:

Los pacientes con fibromialgia pueden experimentar frecuentes jaquecas, tensión o dolores de cabeza de tipo vascular.

– Malestar abdominal:

Muchas personas experimentan trastornos digestivos, dolores abdominales, gases, estreñimiento y/o diarrea. En conjunto, estos síntomas generalmente se llaman síndrome de colon irritable.

– Parestesia o entumecimiento:

A veces, la fibromialgia se asocia con un entumecimiento u hormigueo (por ejemplo, en las manos o los pies). También conocida como parestesia, la sensación se puede describir como picazón o ardor.

– Sensibilidad a la temperatura:

Los que sufren de fibromialgia tienden a tener una sensibilidad inusitada a la temperatura ambiente. A diferencia de otras personas en su alrededor, algunos pacientes tienen frío en forma anormal, mientras que otros tienen calor también en forma anormal. A veces, se manifiesta una sensibilidad inusitada al frío en las manos o en los pies, acompañada de cambios de color en la piel. Esta condición se conoce como el “Fenómeno de Raynaud“.

– Problemas de la piel:

Síntomas molestos, como prurito, resequedad o manchas. Los pacientes con fibromialgia también pueden experimentar una sensación de hinchazón, particularmente en las extremidades, como en los dedos. Una queja común es que el anillo ya no cabe en un dedo. Sin embargo, este tipo de hinchazón no es equivalente a la inflamación asociada con la artritis; más bien, es una anomalía localizada de la fibromialgia cuya causa es desconocida actualmente.

– Desequilibrio:

Los pacientes pueden experimentar problemas de vértigo y/o del equilibrio que se manifiestan de varias maneras.

– Trastornos cognoscitivos:

Las personas que tienen fibromialgia informan sobre una variedad de síntomas cognoscitivos que tienden a cambiar de día en día. Estos incluyen dificultad para concentrarse, “lentitud mental”, pérdida de la memoria, sentirse fácilmente abrumado, etc.

– Síndrome de las piernas inquietas:

A veces, algunos pacientes presentan un trastorno neurológico conocido como el “síndrome de las piernas inquietas, que se caracteriza por un impulso incontrolable de mover las piernas, sobre todo cuando se está descansando o reposando.

– Hipersensibilidad ambiental:

Es frecuente que la hipersensibilidad a la luz, ruidos, olores y cambios del tiempo se explican como resultado de la hipervigilancia que se observa en el sistema nervioso de los pacientes.

– Depresión y ansiedad:

Aunque con frecuencia, los pacientes son diagnosticados incorrectamente con trastornos de depresión o ansiedad, (“estás imaginándolo todo”), la investigación ha mostrado repetidas veces que la fibromialgia no es una forma de depresión ni de hipocondría.

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/