Síntomas de la Artrosis Cervical

artrosis-cervical¿Qué es?

Para su mejor comprensión, primeramente, conoceremos las estructuras que componen la columna cervical, que se compone por 7 vértebras de las cuales son más propensas a presentar artrosis o desgaste la 5°,6°,7° y 1° dorsal, debido a la gran movilidad que existe en esta zona. Así mismo, tenemos dos elementos fundamentales en la vértebra, que son el disco intervertebral y las articulaciones interapofisiarias, ambas estructuras se verán afectadas con la presencia de la artrosis.

Una vez dicho esto, es importante resaltar que la artrosis cervical hace referencia al desgaste, degeneración o envejecimiento de las articulaciones de la región cervical de nuestra columna vertebral, presentando un desgaste del cartílago de las apófisis posteriores, resecándose y aplastando los discos. Además, se forman osteofitos, herniaciones y puentes óseos.

Para comprender como diagnosticar esta artrosis por medio de RX, les mostraremos gran variedad de imágenes en donde se pueden observar los signos radiológicos de la artrosis cervical.

La Cervicoartrosis puede manifestarse mediante varios tipos de cuadros:

  • Formas latentes: asintomáticas, pero con hallazgos radiológicos
  • Síndromes dolorosos cervicales, (cervicalgias agudas y crónicas)
  • Síndromes dolorosos del miembro superior y el tórax, (cervicobraquialgias)
  • Síndromes encefálicos
  • Síndromes medulares

Vamos a diferenciar los síntomas más típicos en los procesos agudos y en los procesos crónicos:

El cuadro agudo suele ser consecuencia de un movimiento brusco o una postura mantenida durante largo tiempo, se manifiesta habitualmente con dolor agudo, contractura muscular y limitación importante de la movilidad.

El cuadro crónico presenta dolor sordo, referido a la nuca y el cuello, de ritmo mecánico e intensidad moderada, rigidez articular, contracturas musculares, limitación de la movilidad, crujidos articulares y deformidades.

Como consecuencia de la Cervicalgia se pueden producir diferentes afectaciones como son:

Cervicobraquialgia: Los osteofitos comprimen una raíz nerviosa, lo que va a causar alteraciones neurológicas los brazos. La intensidad del dolor es muy variable en ocasiones puede irradiarse a la cabeza o al tórax.

Síndromes encefálicos: Destacan la insuficiencia vertebrovasilar y el síndrome de Barré- Lieou.

Mielopatías: Debida a la osteofitosis en la cara posterior de los cuerpos vertebrales que cierra el canal raquídeo y comprime la medula, (hernia dura).

 

Anuncios

Si padeces de fibromialgia, artritis o dolores musculares no debes consumir alimentos inflamatorios

ALIMENTOS-INFLAMATORIOS

Los alimentos inflamatorios son aquellos que favorecen y causan más inflamación en todo el cuerpo. Los procesos inflamatorios son el punto de partida para múltiples enfermedades y empeoran los síntomas de la fibromialgia, artritis y dolores musculares.

Actualmente, el dolor es la condición más tratada por médicos y especialistas. Todos conocemos a alguien que padece un dolor casi crónico o somos nosotros mismos los que lo sufrimos. Los analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos son los medicamentos más vendidos en todo el mundo. Según las probabilidades, esta tendencia no será revertida en los próximos años.

Sin embargo, nuestra alimentación continúa siendo deficiente y rica en alimentos inflamatorios. Si bien todos creemos que el dolor articular sólo se puede dar por la artritis, en un cuerpo inflamado se pueden diagnosticar docenas de enfermedades. En síntesis: inflamación=dolor. Los procesos inflamatorios en nuestro cuerpo dan origen a numerosas enfermedades, pero ¿cuál es el origen de la inflamación?

5 alimentos infamatorios que debes evitar.

Si bien los médicos prescriben analgésicos para el dolor, es bueno conocer la raíz de la inflamación y detener cualquier proceso. Los analgésicos funcionan para paliar las molestias, pero no curan. Hipócrates dijo: “Que la comida sea tu medicina y la medicina tu alimento”. Si sufres de dolores articulares, dolores musculares o de fibromialgia, es muy importante que retires estos alimentos inflamatorios de tu alimentación cotidiana.

Azúcar.

Tanto el azúcar refinado como los alimentos altamente procesados (comidas instantáneas, snacks, comida chatarra, etc.), son los peores alimentos que incrementan el dolor articular y muscular. Las comidas azucaradas o procesadas (que no siempre son dulces) son alimentos inflamatorios porque irritan significativamente el tracto gastrointestinal, que es donde se encuentra gran parte de nuestro sistema inmune. Los especialistas sostienen que la inflamación crónica se origina en el intestino.

Alcohol.

Como lo hemos visto cientos de veces, el alcohol es dañino para el organismo y cuando ingresa al torrente sanguíneo, el cuerpo comienza múltiples procesos para eliminarlo. Si bien puedes tomar una que otra copa esporádicamente, recuerda siempre hacerlo con moderación. El exceso es el peor enemigo de los dolores, daña la flora intestinal, promueve el crecimiento de hongos y dificulta la capacidad del cuerpo para desintoxicarse. Esto sucede porque el alcohol, naturalmente, es una molécula de azúcar combinada con una de grasa.

Granos.

Los granos no son en sí alimentos inflamatorios. El problema es que suelen ser más difíciles de digerir y si presentas cierta sensibilidad gástrica (por más leve que sea) pueden empeorar tu condición y promover el “síndrome del intestino permeable”. Es un problema inflamatorio cuando la sensibilidad al gluten empeora el problema. Recuerda que no es necesario ser celíaco para presentar sensibilidad a esta proteína; también puede presentarse en casos leves.

Todo esto es peor si sumamos el ácido fítico y las lectinas que poseen muchos granos. Ambos dificultan la capacidad de absorber el calcio, el magnesio y otros minerales indispensables.

Aceites vegetales refinados.

Los alimentos inflamatorios más comunes dentro del grupo de los aceites son el de canola, el de soja y el de maíz. Contribuyen a la inflamación porque suelen presentar ciertas modificaciones genéticas que los convierten en algo difícil de digerir. Los encontrarás generalmente en comidas de restaurantes o como ingredientes en las comidas refinadas. ¡Trata de evitarlos!

Lácteos pasteurizados.

El 75% de la población mundial presenta cierta intolerancia a la lactosa. Obviamente, en algunas personas es tan leve que no presenta síntomas visibles. Sin embargo, dentro del organismo se producen ciertos procesos que conducen a la inflamación. Los lácteos pasteurizados son considerados alimentos inflamatorios que favorecen el dolor articular o muscular.

Ciertas investigaciones sostienen que la mayoría de las personas sensibles al gluten, presentan problemas también al consumir productos lácteos. Esto sucede porque las vacas son alimentadas con gluten y contienen numerosas hormonas y químicos que después se trasladan a la leche. La cafeína de los lácteos es una proteína que puede actuar de forma similar al gluten, cuando ingresa al organismo.

 

 

Consejos para superar el déficit de ácidos grasos omega 3

omega

Los ácidos grasos omega 3 deben ser obtenidos preferentemente de alimentos naturales.

Los complementos alimenticios solo deben suministrarse en la medida que sean necesarios.

Hay varios alimentos que contienen ácidos grasos omega-3:

  • Peces: La caballa, el arenque, el salmón salvaje, el atún, las sardinas y anchoas se encuentran entre los pescados ricos en omega 3. Contienen los ácidos grasos EPA y DHA.

Nota: Muchos de los ácidos grasos de pescado que contienen omega3 crecen en agua contaminada con mercurio, por lo tanto, se debe preferir el pescado capturado en alta mar.

  • Frutos secos y semillas: Las nueces, las semillas de chía, semillas de lino, nueces de Brasil, semillas de calabaza, castañas de cajú o anacardos y avellanas tienen ácidos grasos omega 3 en forma de ALA.

 Nota: La linaza debe ser molida antes de comerse, de modo que los ácidos grasos omega-3 pueden ser absorbidos mejor.

  • Verduras: Especialmente las verduras de hojas verdes, son una buena fuente de ALA, las coles de Bruselas, col rizada, la espinaca y el berro proporcionan ácidos grasos omega-3.
  • Aceites: Muchos aceites vegetales contienen ácidos grasos omega-3 en su mayoría en forma de ALA, como el aceite de linaza.

Los huevos contienen ácido graso omega-3 ALA.

Debes evitar alimentos procesados aun que contengan ácidos grasos Omega-3, porque pueden tener un efecto negativo sobre el cuerpo.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Los alimentos con ácidos grasos omega-3 deben ser consumidos a diario.

Además, la proporción de ácidos grasos omega-6 omega-3 es importante. Dicha proporción es clave para mantener la salud.

Un mayor consumo de Omega-6 puede reducir la cantidad de ácidos grasos omega-3 en el cuerpo.

Ácidos omega-6 grasos se incluyen entre otros en los alimentos fritos y aceites comestibles tales como aceite de maíz, aceite de cártamo, aceite de girasol y aceite de soja.

Descubre las diferencias entre artritis y artrosis

ar&artrosis

Artritis

¿Qué es? Enfermedad inflamatoria de causa inmunológica que afecta a articulaciones.

Síntomas:

  • Inflamaciónde articulaciones (calor, rubor, aumento de tamaño y dolor).
  • Destrucción de articulaciones.

¿Puede prevenirse? No, o no sabemos cómo.

Artrosis

¿Qué es? Degeneración del cartílago articular.

Síntomas:

  • Dolor e impotencia funcional.
  • Inflamación (más moderada que en artritis).

¿Puede prevenirse?

  • Evitar el sobrepeso y las lesiones.
  • Musculatura adecuada.

Mejoramos sin dañar

3 preguntas frecuentes de la artritis psoriásica

1. ¿Qué es la artritis psoriásica?

La psoriasis es una enfermedad en la cual parches rojos y blancos escamosos se desarrollan en la piel. La psoriasis es causada por el sistema inmunológico del cuerpo que va a toda marcha para atacar la piel. Algunas personas con psoriasis también pueden desarrollar artritis psoriásica, cuando el sistema inmunológico ataca las articulaciones, así, causando inflamación. Al igual que la psoriasis, los síntomas de la artritis psoriásica estallan y desaparecen, varían de una persona a otra, e incluso cambian de ubicación en la misma persona con el tiempo.  La artritis psoriásica puede afectar cualquier articulación del cuerpo, y puede afectar sólo una, varias articulaciones conjuntas o múltiples articulaciones. Por ejemplo, puede afectar a una o ambas rodillas. Dedos de manos y pies pueden parecerse salchichas hinchadas afectados, una condición a menudo referidos como dactilitis.Finger y uñas de los pies también pueden verse afectadas. La artritis psoriásica en la columna vertebral, llamado espondiloartritis, causa dolor en la espalda o el cuello, y la dificultad de flexión.La artritis psoriásica también puede causar puntos sensibles donde los tendones y los ligamentos se unen a los huesos. Esta condición, llamada entesitis, puede resultar en dolor en la parte posterior del talón, la planta del pie, alrededor de los codos o en otras áreas. Entesitis es uno de los rasgos característicos de la artritis psoriásica. Investigaciones recientes sugieren que la inflamación persistente de la artritis psoriásica causa daño articular más tarde, el diagnóstico preciso tan temprano es esencial.Afortunadamente, hay tratamientos disponibles y eficaces para la mayoría de la gente.

2. ¿Qué causa la artritis psoriásica?

Qué causa la artritis psoriásica no se conoce con exactitud. De las personas con artritis psoriásica, el 40 por ciento tienen un familiar con psoriasis o la artritis, lo que sugiere la herencia puede jugar un papel. La artritis psoriásica también puede resultar de una infección que activa el sistema inmune. Aunque la psoriasis en sí no es contagiosa, puede ser provocada por una infección de garganta por estreptococos.

3. ¿Cómo se diagnostica la artritis psoriásica?

Para diagnosticar la artritis psoriásica, reumatólogos buscan articulaciones inflamadas y dolorosas, ciertos patrones de la artritis y de la piel y las uñas cambios típicos de la psoriasis. Los rayos X a menudo se tienen que buscar el daño articular. MRI, ultrasonido o tomografía computarizada se puede usar para mirar las articulaciones con más detalle. Los análisis de sangre se pueden hacer para descartar otros tipos de artritis que tiene signos y síntomas similares, incluyendo la gota, la osteoartritis y la artritis rheumato i d. En los pacientes con artritis psoriásica, análisis de sangre pueden revelar altos niveles de inflamación y anemia leve. De vez en cuando se requieren biopsias de piel (pequeñas muestras de retirado por análisis de la piel) para confirmar la psoriasis.

artricenter

Mejoramos sin dañar