Artricenter ¿Cómo se llega al diagnóstico de la fibromialgia?

El término fibromialgia es el último de diversos nombres utilizados desde el siglo XIX, entre los que destacan: Puntos sensibles, dolor muscular, myitis, fibrositis, fibromiositis nodular, reumatismo psicógeno. Sin embargo, estas denominaciones cayeron en desuso, ya en los años 90 el ACR (American College of Rheumatology) caracterizó el término fibromialgia que agrupa e identifica un número importante de personas con necesidad de atención y tratamiento. Posteriormente, el término fibromialgia ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992.

La fibromialgia es una afección crónica de origen desconocido, caracterizada por la presencia de dolor crónico muscular y esquelético generalizado con bajo umbral de dolor (intensidad mínima a un estímulo que despierta la sensación de dolor), hiperalgesia (incremento mantenido de la sensibilidad al dolor) y alodinia (dolor producido por estímulos habitualmente no dolorosos). En estos pacientes, la presencia del dolor crónico suele coexistir con otros síntomas como la fatiga, problemas de sueño, sensación de entumecimiento, rigidez articular, dolor de cabeza, ansiedad, depresión, problemas de concentración y memoria. El curso natural de la enfermedad es crónico, con variaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo del tiempo.

El síntoma clave es el dolor muscular esquelético generalizado, en tres o más regiones y de 3 o más meses de duración que se agrava con el estrés, la activación emocional, el frío o la actividad física mantenida.

El diagnóstico de esta condición es solo por el cuadro clínico que refiere el paciente o sea sus síntomas, no es necesaria ninguna prueba de laboratorio ni hallazgo radiológico específico para llegar al diagnóstico definitivo. Aunque en ocasiones, es conveniente realizar determinados estudios con el objetivo de descartar otras enfermedades asociadas.

Entre las enfermedades más frecuentes que pueden coincidir con una fibromialgia se encuentran el lupus eritematoso sistémico, miopatías (metabólica o inflamatoria), artritis reumatoide, polimialgia reumática, espondiloartritis, trastorno depresivo mayor, esclerosis múltiple, hipotiroidismo, afectaciones musculares por fármacos, neuropatías periférica, hiperparatiroidismo y el cáncer.

A pesar de que es una enfermedad crónica, en muchos casos se logra un control aceptable de la enfermedad y en otros casos la enfermedad es refractaria y conduce a limitaciones funcionales significativas por el dolor, pues al no ser una enfermedad articular no produce ninguna limitación ni deformidad en las articulaciones. Con un tratamiento adecuado y la colaboración del paciente, una gran parte de las personas que padecen fibromialgia mejoran sustancialmente, y logran una mejor calidad de vida.

Mejoramos sin dañar

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Youtube: https://www.youtube.com/c/ArtricenterMéxico

Facebook: https://www.facebook.com/Artricenter/

Twitter: https://twitter.com/Artricenter

Instagram: https://www.instagram.com/artricenter/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s