Artricenter: La vitamina D puede ayudar a mejorar el dolor de fibromialgia

La investigación médica y el respaldo de varios estudios han confirmado que el consumo adecuado de vitamina D puede ayudar a las personas con enfermedades crónicas a mejorar el dolor muscular y articular.

Condiciones como la fibromialgia, osteoartrosis, artritis reumatoide, neuropatía diabética y síndrome de fatiga crónica pueden beneficiarse del consumo de vitamina D.

Beneficios-de-la-vitamina-D-830x500

Un estudio realizado por la Universidad de Minnesota encontró que muchas de las personas que viven con dolor presentan una deficiencia de vitamina D.

En este estudio se trabajó con 150 personas que inexplicablemente presentaban dolor muscular y dolor en los huesos; tras examinarlos se encontró que el 93% de ellos tenían niveles bajos de vitamina D.

Sorprendentemente se encontró la peor deficiencia de vitamina D en personas jóvenes, sobre todo las mujeres en edad fértil.

Otra investigación realizada por la Universidad de Newcastle demostró que el adecuado consumo de vitamina D es primordial para mantener a los músculos sin dolor y mejorar la fatiga.

En esta investigación se observaron los tiempos de recuperación del músculo de una docena de pacientes con deficiencia de vitamina D. Tras someterse a algunos ejercicios de pantorrilla y suministrarles suplementos de vitamina D, el 100% de los pacientes mostró una importante mejoría; de hecho, sus músculos se recuperaron casi un 20% mejor que antes de empezar a consumir vitamina D.

¿QUÉ ES LA VITAMINA D?

Captura de pantalla 2013-06-15 a las 08.42.33La vitamina D, también llamada “vitamina del sol” es una vitamina liposoluble, es decir, que se almacena en el tejido graso del cuerpo. Esta vitamina es muy especial, pues es la única que se produce de forma natural en nuestra piel cuando nos exponemos al sol.

Para el cuerpo es muy importante tener óptimas cantidades de vitamina D porque es quien le permite absorber el calcio de los alimentos; sin suficientes cantidades de esta vitamina, el calcio se vuelve escaso y los huesos se vuelven más débiles y frágiles. La vitamina D, además es útil para muchos tejidos y órganos, incluyendo músculos, nervios y cerebro.

La deficiencia de vitamina D está asociada con riesgos de padecer osteoporosis, hipertensión, diabetes, cáncer y enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. También se ha encontrado que es perjudicial para el desarrollo de los fetos y que puede provocar raquitismo en los niños.

¿DE DÓNDE SE PUEDE OBTENER LA VITAMINA D?

Podríamos pensar que solucionar el problema de deficiencia de vitamina D es fácil si sólo se trata de exponerse al sol, la mala noticia es que para muchas personas el sol no resulta una buena fuente pues, por sus características físicas, tienden a sintetizar menos la vitamina D.

Algunas de las características que limitan el aprovechamiento de la vitamina D a través del sol son: tener la piel oscura, ser de la tercera edad, pasar mucho tiempo en interiores, vivir en zonas poco soleadas, protegerse con exageración con protector solar o ropa al estar al aire libre, tener algún síndrome de mala absorción de grasa, poseer alguna enfermedad intestinal inflamatoria y tener obesidad.

Captura de pantalla 2013-06-15 a las 08.41.08La vitamina D también está disponible de manera natural en alimentos como el huevo, queso suizo y peces como el salmón, la caballa, el atún y las sardinas; sin embargo, también puede resultar difícil obtener suficiente vitamina D a través de lo que comemos, pues las cantidades son pequeñas.

Una excelente solución para obtener los niveles necesarios de vitamina D es tomando suplementos. Un adulto sano debe ingerir al menos 1000IU de vitamina D todos los días, sin embargo, los investigadores han encontrado que las personas con dolor crónico a menudo requieren más vitamina D, aproximadamente 2000 UI de vitamina D3 por día.

Si tienes alguna enfermedad con dolor crónico, como la fibromialgia, y estás interesado por empezar a consumir vitamina D en forma de suplementos, debes consultarlo con tu médico para que él te indique la cantidad que debes tomar, pues su exceso es potencialmente tóxico, y podría causarte náuseas, vómitos, falta de apetito, estreñimiento, debilidad y pérdida de peso.

Es muy importante que consultes a tu médico antes de tomar cualquier suplemento con vitamina D si padeces enfermedades del hígado o riñón, síndrome de intestino irritable, cálculos renales, sobrepeso, enfermedad de Crohn y enfermedad celíaca; también si fumas o tomas mucho, o si estás tomando medicamentos anticonvulsivos, para el VIH,  barbitúricos, corticoesteroides o glucocorticoides, hidroxicloroquina, rifampicina o diuréticos tiazídicos.

Debes tener muy en cuenta que el consumo de suplementos de vitamina D no debe sustituir el tratamiento farmacológico que lleves para tu enfermedad, debes considerarlo un complemento de ese tratamiento.

Es muy importante entender que la vitamina D no genera un alivio inmediato; puede tomar semanas e incluso meses antes de que te ayude a sentirte mejor.

Los resultados de su consumo varían de persona a persona, a algunos por ejemplo, no les genera un alivio completo de dolor, sin embargo expresan tener menos dolor que antes (o menos frecuente), usar menos analgésicos, tienen mejor humor, menos fatiga y más energía y obtienen una sensación de bienestar general.

¿Has tomado vitamina D como parte de tu tratamiento? ¿Consideras que te ha ayudado a disminuir el dolor?

Mejoramos sin dañar.

Página oficial: https://www.artricenter.com.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s