Electroterapia: historia y utilidad

theradol

Autora: Dra. Marianela Castellanos Suárez

Se define la electroterapia como el estudio de las aplicaciones terapéuticas de la electricidad. Proviene del griego electro (electricidad) y terapia (cura). Y es la rama de la medicina que utiliza el paso de la corriente eléctrica a través de parte o todo el organismo con fines curativos.

La electricidad es una forma de energía, su denominación nace en Grecia cuando Thales de Mileto (600 a.c.) descubre que al frotar un trozo de ámbar, éste adquiere la propiedad de atraer pequeños objetos; durante siglos se pensó que la electricidad era un fluido.

La Historia de la electroterapia se remonta a los tiempos de los romanos, en los cuales utilizaban la anguila eléctrica aplicada en la zona afectada, incluso a veces decapitaban al pez para que la descarga fuera más intensa. En el siglo XVI , William Gilbert, médico de la reina Isabel de Inglaterra publica por vez primera un libro donde trata los fenómenos eléctricos y los magnéticos estableciendo sus diferencias.Artricenter Anguila

Muchos investigadores han estudiado la electricidad con fines curativos, entre ellos pueden destacarse a Luigi Galvani que en 1871 publicó sobre la generación de contracciones musculares en ranas a partir del contacto con elementos metálicos, efecto que denominó “electricidad animal”. Pocos años después Volta construyó el primer precursor de la batería la cual producía corriente continua. A Galvani se debe el descubrimiento de la corriente galvánica que lleva su nombre. El voltaje o potencia de la corriente debe su denominación a Volta.

Otro científico llamado Duchenne continuó investigando por qué las corrientes provocaban contracciones musculares y logró cartografiar las localizaciones sobre la piel donde esta contracción era más efectiva. A estos puntos los llamó “puntos motores”, término que sigue vigente hasta nuestros días. Resulta ser el precursor de los actuales estudios electromiográficos que tanta importancia tienen en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de enfermedades neuromusculares.

nnumerables científicos, ya sean físicos o médicos continuaron estudiando por siglos la electricidad y sus fundamentos físicos así como sus efectos sobre el organismo, así estudiamos a D´Arsonval que realizó estudios sobre la excitabilidad y, lo más importante, las interrupciones de la corriente continua en un segundo, creando el sentido de los Hertzios, comienza a hacer aplicaciones con corriente de alta frecuencia y demostró la inexitabilidad muscular y la producción de calor en profundidad; Claude Bernard, descubridor de las corrientes que llevan su nombre, también denominadas diadinámicas, Rupert Trabert, descubridor de unas corrientes de claro efecto analgésico, Melzack y Wall que ya en el siglo XX describen la Teoría de la “puerta de entrada” como explicación lógica al efecto analgésico de las corrientes eléctricas.

El principio de Artricenter estimulación los años 30 fue de gran impulso a la electroterapia sobre todo con el surgimiento y la incorporación del ultrasonido terapéutico. Luego ocurre un estancamiento durante la segunda Guerra Mundial, etapa en la que ocurre el desarrollo y auge de la farmacología y de la kinesiología, de alguna forma ambas ciencias opacaron el auge de la electroterapia. En 1980 vuelve a verse un impulso en el empleo de los agentes físicos derivados de la corriente eléctrica. Esta última etapa ha estado marcada por el desarrollo científico y técnico, la elaboración de microprocesadores y equipos sofisticados que garantizan excelentes prestaciones.

Actualmente la estimulación eléctrica tiene un amplio abanico de aplicaciones en rehabilitación como es la producción de contracciones musculares que pueden aplicarse para fortalecer y reeducar los músculos, para evitar la atrofia, la formación de trombosis venosa profunda y el desarrollo de úlceras por presión en pacientes con afecciones neurológicas, así como para disminuir los espasmos musculares secundarios a la hipertonía o espasticidad.

La estimulación eléctrica también se puede emplear para potenciar la liberación a través de la piel de determinados fármacos. El control del dolor agudo, subagudo y crónico de cualquier causa, sobre todo post operatorio es la indicación para la que, con más frecuencia se emplea la electroterapia. También promueve la cicatrización de los tejidos.

theradolLa proliferación de equipos más sofisticados ha aumentado el interés en el empleo de la estimulación eléctrica como complemento de las intervenciones de rehabilitación, para sus aplicaciones clínicas más frecuentes. Estas máquinas tienen ondas diferentes y permiten seleccionar una amplia gama de parámetros. Pueden incluir imágenes computarizadas de la colocación de los electrodos sobre partes del cuerpo que faciliten diagnósticos específicos.

La disponibilidad de unidades pequeñas asequibles al paciente en el domicilio, ha mejorado la eficacia de la estimulación eléctrica al permitir un tratamiento continuado.

Anuncios

8 pensamientos en “Electroterapia: historia y utilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s