Síntomas de la Artritis Reumatoide

Recordemos que la principal característica de la Artritis Reumatoide es la inflamación articular, la cuál nos causa dolor, inflamación y rigidez.

Generalmente la artritis reumatoide afecta de forma simétrica, esto quiere decir que si la tengo en la mano derecha, seguramente se está desarrollando en la izquierda.

Esta enfermedad también puede afectar a otras partes del cuerpo que no son articulaciones: ojos, boca, corazón. Y puede hacer que nos sintamos agotados y con constante dolor. Te presentamos un esquema donde podrás observar los principales síntomas de esta enfermedad.

Una persona puede tener sólo algunos de estos síntomas, pero los que determinan la posesión de la enfermedad es el dolor e inflamación articular, la rigidez matutina (que dura más de 30 minutos después de despertar o de un largo descanso) y la sensación de cansancio y malestar general.

¿Te identificaste con alguno de estos síntomas? ¿Conoces otros?

También te puede interesar…

¿Qué es la Artritis Reumatoide?

Causas de las Enfermedades Reumáticas

11 Cosas que debes hacer para vivir bien con Artritis Reumatoide

Artricenter, mejoramos sin dañar

Anuncios

¿Qué es la Artritis Reumatoide?

Es una enfermedad reumática, inflamatoria, autoinmune y crónica:

Inflamatoria, ya que provoca hinchazón en las articulaciones, sobre todo manos, pies, rodillas, codos y hombros. Esta es su principal característica y lo que la diferencia de las otras enfermedades reumáticas.

Autoinmune, ya que se genera por un problema del sistema inmunológico, que en vez de atacar a los agentes ajenos a nuestro cuerpo (como los virus y bacterias), ataca a los tejidos sanos.

En el caso de la artritis reumatoide, el sistema inmunológico ataca directamente a la capa sinovial, una membrana que nutre y protege a las articulaciones. Esta afección produce inflamación y un desgaste progresivo de los cartílagos, huesos, tendones y ligamentos.

Este mismo problema puede ocasionar daños en otras partes del cuerpo que no son articulaciones, como los ojos, la sangre, boca, corazón y piel.

Se le considera también una enfermedad crónica, debido a que hasta el momento no se ha encontrado cura.

Sus principales síntomas son el dolor, rigidez y deformidad en la articulación afectada.

¿Cómo actúa?

Una articulación es la unión de dos huesos. Cada articulación se conforma por una cápsula, membrana sinovial y cartílago; todos en conjunto permiten que la unión de nuestros huesos esté bien protegida y que se muevan fácilmente.

La artritis reumatoide ataca directamente a la membrana sinovial, le provoca inflamación acompañada de dolor, enrojecimiento y calor. En su forma natural es delgada, pero con la artritis se vuelve espesa.

Si esta inflamación no es controlada, el cartílago comienza a desgastarse, y en casos  avanzados tiende a desaparecer. A la par, el hueso se corroe, los músculos, ligamentos y tendones circundantes se debilitan y no pueden estabilizar la articulación como normalmente lo harían.

El cartílago no se regenera por sí solo y el daño ocasionado en el hueso es irreversible, es por esto que se recomienda tratar a la enfermedad desde los primeros síntomas: no basta con controlar el dolor, hay que contrarrestar los efectos de la enfermedad y evitar que avance.

También te puede interesar…

¿Qué es la Artrosis?

Diferencias entre Artritis y Artrosis

10 mitos de las enfermedades reumáticas que no debes creer

Las enfermedades reumáticas han existido desde siempre. A lo largo del tiempo, incluso en la actualidad, todo mundo ha intentado encontrar respuestas sobre su naturaleza, daños y remedios.

A pesar de la buena intención, muchas de esas respuestas han sido inventadas por personas que basan sus argumentos en lo que ven o en lo que escuchan, pero esto no siempre es lo correcto. A continuación te presentamos las cosas más comunes que se dicen sobre estas enfermedades y que por supuesto ¡no debes creer!

1.    Son exclusivas de la tercera edad.  Es un error: estas enfermedades pueden presentarse desde la niñez; es más probable padecerlas en la adultez y vejez, pero no descarta a los más jóvenes.

 2.    Se trata de “reumas”. El reuma no existe, y si alguien te dice que tienes reumas está mal; no es un diagnóstico correcto, simplemente porque no hay una enfermedad con ese nombre. Lo que si existen son las enfermedades reumáticas, cada una con características y tratamientos diferentes.

 3.    Son causa del frío o de cambios bruscos de temperatura. No es verdad que se originen o surjan a causa del clima. Lo que realmente ocurre es que las molestias (dolor y rigidez) se agravan cuando hace frío; por eso las personas que sufren alguna de estas enfermedades se sienten mejor en ambientes cálidos.

 4.    No se pueden prevenir. Es cierto que algunas de estas enfermedades no se pueden evitar, pero hay otras que sí como la osteoporosis. Recuerda que existen factores de riesgo que está en tus manos controlar, como el sobrepeso o el hábito de fumar. Si modificas tu vida de tal manera que sea lo más sana posible, podrás postergar o incluso impedir la aparición de la enfermedad. 

 5.    No tienen remedio. La mayoría de estas enfermedades no tiene cura, pero sí se pueden controlar. Existen tratamientos que permiten a las personas llevar una vida de calidad. Lo peor es pensar que no hay nada qué hacer y “resignarse”, estas enfermedades empeoran con el tiempo y más vale tratarlas en los primeros síntomas, aún cuando sean soportables.

 6.    Impiden hacer ejercicio. Ni lo pienses: está demostrado que muchas de estas enfermedades mejoran con el hábito del ejercicio. Se recomiendan aquellos que traten sólo de movimiento, como nadar, caminar o practicar Tai-Chi; y se deben evitar aquellos que demanden mucho esfuerzo e impacto a las articulaciones y huesos como cargar pesas o el box.

 7.    Afectan exclusivamente a huesos y articulaciones. Falso: las enfermedades reumáticas son las que atacan al aparato locomotor: huesos, articulaciones y ligamentos, es cierto, pero también pueden manifestarse en otros órganos y partes del cuerpo como la piel, riñones, los ojos y el corazón.

 8.    Si tengo una enfermedad reumática se me van a deformar los dedos. No en todas estas patologías se produce deformación; por ejemplo, es posible que se ocasione en la artritis reumatoide y osteoartritis, pero si se detecta en una etapa temprana y se atiende con un tratamiento adecuado, se pueden evitar.

 9.    Sólo se da por herencia. Muchas de estas enfermedades se desarrollan por factores genéticos, pero no necesariamente. Una persona puede padecer alguna enfermedad reumática aún si no tiene ningún familiar con el mismo problema. Lo que sí es correcto es que alguien tiene más probabilidad  a desarrollar una enfermedad reumática si su familia  lo padece; la clave es poder evitarlo tomando medidas de prevención.

 10.  Se pueden tratar con “remedios caseros”. No, no y no. Es verdad que algunos de estos remedios pueden ayudar a mejorar los síntomas y el dolor, sin embargo no son suficientes. Puedes sentir alivio, pero no estás deteniendo la enfermedad. Es necesario que lleves un tratamiento farmacológico y a la par puedes aplicar los remedios caseros. Eso sí, siempre debes consultar con tu doctor todas las decisiones que tomes para mejorar tu salud.

 ¿Conoces otros mitos? Déjanos tu comentario 🙂

También te puede interesar…

Los beneficios de las cerezas en la Artritis y otras Enfermedades Reumáticas

6 Hábitos que incrementan el dolor de la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia

Y la pregunta del millón… ¿Cuándo se originaron las Enfermedades Reumáticas?

 Artricenter, mejoramos sin dañar

Causas de las enfermedades reumáticas

Si te estás preguntando ¿por qué tienes una enfermedad reumática? Podemos decirte que hay muchas razones que pudieron desencadenarla (algunas incluso desconocidas) sin embargo, tu doctor es quien te dará la mejor respuesta porque está enterado de tu historial médico.

Nosotros te mostraremos a continuación un listado de las causas más comunes que pueden hacer más propensa a una persona de contraer estas enfermedades:

1.    Las estadísticas señalan que ser del sexo femenino influye bastante, ya que 3 de cada 4 personas con enfermedades reumáticas son mujeres.

 2.    Tener familiares que padezcan la enfermedad eleva el riesgo, ya que se pueden transmitir por herencia. Por ejemplo, una persona sana que tiene una hermana con artritis reumatoide tiene cuatro veces más posibilidades de desarrollar la enfermedad que alguien que no tiene familiares afectados.

3.    Enfermarse con frecuencia por virus e infecciones (resfriados, gripe, etcétera), ya que puede alterar al sistema inmunológico.

4.    La raza también influye. La artritis reumatoide, por ejemplo, es más frecuente en indios americanos y esquimales que en asiáticos y africanos; el lupus es más habitual en afroamericanos e hispanos que entre los caucásicos.

5.   La edad es relevante; las enfermedades reumáticas se desarrollan sobre todo a partir de los 40 años y la frecuencia aumenta con la edad, sin embargo, pueden darse desde la niñez.

6.   Tener obesidad puede desencadenar y/o agravar enfermedades como la gota y la osteoartritis.

7.    Sufrir algún traumatismo como esguinces, luxaciones y fracturas, ya que afectan directamente al aparato locomotor.

8.    Practicar algún deporte o tener un empleo que demande mucho desgaste a las articulaciones.

 Como te habrás dado cuenta las razones son tan vastas y comunes que muchos estamos en riesgo de padecerlas.

Si has sido diagnosticado con alguna enfermedad reumática y estás buscando respuestas sobre por qué te ocurrió a ti, vas por buen camino: mientras más sepas de tu enfermedad más posibilidad tienes de encontrar opciones para enfrentarla.

Si no tienes una enfermedad reumática te invitamos a mirar a tu alrededor ¿tus papás, tíos, hermanos, abuelos padecen alguna? ¡Ponte las pilas y evita los factores de riesgo! Haz Todo lo posible por llevar una vida sana: di adiós a la obesidad, aliméntate sanamente y haz ejercicio. Tomar medidas preventivas es la mejor manera de evitar las enfermedades reumáticas.

¿Conoces otras causas que pueden desencadenar estas enfermedades? ¿Te identificaste con alguno de nuestros puntos? Coméntanos 🙂

 

También te puede interesar…

El papel del sobrepeso en la Osteoartritis

7 Posibles causas de la fibromialgia

¿Qué es la Autoinmunidad?

Artricenter, mejoramos sin dañar

6 síntomas clave de las enfermedades reumáticas

Las enfermedades reumáticas son las que ocasionan lesiones en el aparato locomotor, que comprende músculos, ligamentos, articulaciones, tendones y huesos. En breves palabras, es el que permite la movilidad de tu cuerpo.

Te preguntarás ¿Cómo puedo saber que si tengo alguna de estas enfermedades? La única persona capacitada para determinarlo es tu doctor, sin embargo aquí te mostramos los 6 principales síntomas que se sufren las personas que sufren alguna enfermedad reumática.

1.     Dolor. Es generalmente el primer síntoma en aparecer, su ubicación puede determinar cuál es la enfermedad a tratar. Por ejemplo, puede haber dolor en la espalda, hombro, manos; pero también en órganos como el riñón, corazón incluso los ojos.

 2.     Rigidez. Se siente en las principales articulaciones como dedos, rodillas y codos; obliga a moverte más lento e incluso te presenta dificultad para hacer actividades cotidianas como subir una escalera, sentarte o abrir una puerta. Muchas veces ocurre al despertar, lo que se denomina “rigidez matutina”.

3.     Inflamación. Es común que el área inflamada también sea la de dolor. Podrás notar, por ejemplo, que se ven más hinchadas tus rodillas, tobillos, manos u otras partes del cuerpo, incluso pueden sentirse calientes o verse enrojecidas.

4.     Cansancio. Puede presentarse a lo largo del día; de hecho es común sentirse cansado al despertar por la mañana, a pesar de haber dormido toda la noche.

 5.     Debilidad. Se manifiesta como falta de energía y vitalidad, tanto física como intelectual.

 6.     Trastornos del sueño. Se muestran en forma de insomnio y somnolencia, es común el llamado “sueño no reparador”.

 Recuerda que sólo son algunos síntomas, puede haber muchos más, según la enfermedad. Si te identificaste con estos puntos te recomendamos ponerte en contacto con un profesional de la salud para que te realice un diagnóstico oportuno.

 ¿Y tú qué otros síntomas conoces?

También te puede interesar…

Síntomas de la Fibromialgia

Síntomas de la Osteoartritis

Síntomas de la Artritis Reumatoide

 Artricenter, mejoramos sin dañar